Ventanas de Oportunidad en Turismo

25 Nov

Las ventanas de oportunidad son aquellos espacios temporales que una determinada marca puede aprovechar para lanzar o impulsar un producto/servicio en un segmento determinado. Estos huecos aparecen inesperadamente, son pequeños resquicios que permiten penetrar en el mercado de una forma innovadora. Es el “ahora o nunca” de las empresas turísticas.

Ejemplos de ventanas de oportunidades en turismo serían, por ejemplo, el Mundial de Fútbol en Brasil, las Olimpiadas en Tokio 2020…diversos acontecimientos y circunstancias que hacen de ese destino un lugar propicio para lanzar una campaña turística en un momento en el que hay un auge inesperado que convierte al destino en un gran potencial para atraer turismo.

Estas ventanas de oportunidad pueden ser previsibles sólo hasta cierto punto, o bien pueden surgir casi de forma espontánea. En este último caso, es fundamental tener los ojos bien abiertos y ser capaces de predecir estas situaciones para poder generar la respuesta adecuada, siendo los primeros en innovar aprovechando estas ventanas de oportunidad dentro del sector. Por otro lado, las ventadas de oportunidad se van igual que llegan, pues no permanecen en el tiempo y han de ser, por tanto, aprovechadas en el momento ya que no siempre estarán disponibles. Asimismo, aparte del factor tiempo, la actitud es fundamental para poder identificar y desarrollar con éxito un proyecto dentro de esa ventana de oportunidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las ventanas de oportunidades no garantizan el éxito, simplemente proporcionan la ocasión más propicia de obtenerlo. En este sentido, destaco de nuevo la actitud como uno de los factores clave para lograr los proyectos que las ventanas de oportunidad ofrecen en el mercado. Y por eso, hay ciertos obstáculos que dificultan a las empresas la obtención del éxito en un determinado momento en el que hay una ventana de oportunidad dispuesta a ser aprovechada. Entre esos obstáculos se encuentran:

  • La Comodidad: vivimos en un mundo lleno de comodidades, donde la sociedad está acostumbrada a tenerla en todos los aspectos de su vida. Por eso mismo, muchas personas se muestran reacias al esfuerzo y al sacrificio, algo que prácticamente todas las ventanas de oportunidad requieren. Es por ello que hay que salir de esa zona de confort y trabajar duro si de verdad queremos conseguir el éxito.
  • El Miedo: cuando se emprende un proyecto nuevo, hay que tener siempre en cuenta que existe la probabilidad del fracaso. El riesgo existe, y hay que saber afrontarlo sin que la presión ni las circunstancias te paralicen. Basta con tomar un rol activo y una actitud positiva, adaptándose a las circunstancias y considerando los posibles fracasos para poder corregirlos a tiempo.
  • El Conformismo: hay que ser flexible y adaptarse a cualquier tipo de situación para poder lograr resultados. Innovar requiere hacer cosas nuevas, diferentes, y para eso hay que tener ambición, expectativas que superar y objetivos que cumplir más allá del mero hecho de mantenerse en el mercado.
Anuncios

Deja un comentario y si te gusta, ¡sígueme!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: